miércoles, 24 de mayo de 2017

Transtirretina o Prealbúmina: Utilidad (ESPEN)

A pesar que por muchos años se ha intentado utilizar diferentes métodos para predecir o medir malnutrición, no existe un método estándar de oro para cuantificar la malnutrición proteico energética.

Se ha planteado elementos tales como la albúmina, transferrina, proteína unida al retinol, IGF-1, fibronectina y globulina unida a hormona sexual. Los autores, en este artículo (abstract), explican con claridad todo lo referente la la transtiretina o prealbúmina (a continuación TTR). Ellos argumentan los pros y los contras del diagnóstico de malnutrición, y el diagnóstico de malnutrición realizado a través de la prealbúmina; para finalmente proponer dos algoritmos: uno para pacientes no críticos y otro para pacientes críticos. A continuación menciono brevemente algunos aspectos, muy concretos, en relación a la TTR.

Para comenzar, comentar que la albúmina ha sido siempre muy popular para monitorizar malnutrición, sabiendo sus usuarios que tiene sus limitaciones, ya que es imprecisa para evaluar cambios cambios agudos en el estado nutricional debido a su vida media larga, lo que la convierte en un indicador preferido para evaluar malnutrición crónica.

Volviendo a la TTR, ésta es una proteína de vida media corta (1,9 días). Su magnitud está muy influenciada por la ingesta dietética previa.
Por otro lado, esta proteína está aumentada en:
-fallo renal severo
-corticosteroides
-AINES
-ACO


Por el contrario, está disminuida en:
-enfermedad hepática
-diálisis
-hipertiroidismo
-hiperglicemia
-y la más importante en este: inflamación.

En relación al principio de este post, lo más cercano al estandar de oro para definir malnutrición proteico-energética es la determinación de la variación de la masa libre de grasa y la masa grasa por bioimpedancia (OJO: tetrapolar y bajo protocolo) o, mejor aún, utilizando DXA. Los resultados obtenidos con estos métodos sugieren una fuerte relación entre las proteínas viscerales y somáticas de la masa libre de grasa.

Aunque estos métodos son fiables, no se escapan algunos aspectos importantes. Estas medidas antropométricas subestiman malnutrición en casos tales como:
-hipoalbuminemia
-cambios en los fluidos corporales
-obesidad (OJO en el adulto mayor)

La TTR ha sido propuesta como un buen marcador pronóstico de malnutrición a corto plazo, debido a su vida media corta. Los estudios, sin embargo, no son concluyentes.

Cuándo y cómo la TTR puede ser útil:
A pesar de muchos encuentros, mesas redondas y conferencias, el único consenso para diagnosticar malnutrición es el uso de los criterios siguientes:
-peso corporal: con la limitante que el peso previo muchas veces se desconoce.
-pérdida de masa libre de grasa: el acceso a esta determinación es limitado por el corto y condiciones.

Conclusión:

En un paciente no crítico, la TTR puede ser usada para determinar el estado nutricional si no existe sindrome inflamatorio (PCR menor a 15 mg/L), pero el IMC y la pérdida de peso son todavía preferidos para filtrar información nutricional.

Para terminar, en el caso del paciente crítico, el artículo propone un algoritmo que guía la utilización de este indicador.

Hasta pronto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario