miércoles, 24 de mayo de 2017

Transtirretina o Prealbúmina: Utilidad (ESPEN)

A pesar que por muchos años se ha intentado utilizar diferentes métodos para predecir o medir malnutrición, no existe un método estándar de oro para cuantificar la malnutrición proteico energética.

Se ha planteado elementos tales como la albúmina, transferrina, proteína unida al retinol, IGF-1, fibronectina y globulina unida a hormona sexual. Los autores, en este artículo (abstract), explican con claridad todo lo referente la la transtiretina o prealbúmina (a continuación TTR). Ellos argumentan los pros y los contras del diagnóstico de malnutrición, y el diagnóstico de malnutrición realizado a través de la prealbúmina; para finalmente proponer dos algoritmos: uno para pacientes no críticos y otro para pacientes críticos. A continuación menciono brevemente algunos aspectos, muy concretos, en relación a la TTR.

Para comenzar, comentar que la albúmina ha sido siempre muy popular para monitorizar malnutrición, sabiendo sus usuarios que tiene sus limitaciones, ya que es imprecisa para evaluar cambios cambios agudos en el estado nutricional debido a su vida media larga, lo que la convierte en un indicador preferido para evaluar malnutrición crónica.

Volviendo a la TTR, ésta es una proteína de vida media corta (1,9 días). Su magnitud está muy influenciada por la ingesta dietética previa.
Por otro lado, esta proteína está aumentada en:
-fallo renal severo
-corticosteroides
-AINES
-ACO

martes, 23 de mayo de 2017

ESPEN: carbohidratos y resistencia a la insulina. Revisión.

Para aquellos que estén interesados en el tema, salió una revisión lindísima en Clinical Nutrition, Recorre el tema en todas sus facetas, tanto en terapia convencional como en soporte nutricional.
Muy bueno.

lunes, 22 de mayo de 2017

Inflamación y Dieta Mediterránea

El Índice de Inflamación de la Dieta está basado en el cuestionario de frecuencia de consumo, y a mayor puntaje, mayor potencial de un patrón alimentario de promover la producción de interleukinas proinflamatorias  (IL-1B, IL-4, IL-6 (PCR), IL-10, FNT alfa), típico de la aterosclerosis. 

Con este instrumento los autores evaluaron en el estudio PREDIMED a 7216 individuos durante 4.8 años, concluyendo que dietas como la occidental tienen un mayor potencial aterogénico (proinflamatorio) que la dieta Mediterránea. 

La relación entre dieta e inflamación mostró una fuerte tendencia lineal y dosis respuesta, y la dieta Mediterránea parece proteger al organismo de enfermedades como la aterosclerosis (1).


Bibliografía:

        (1) García A, Ramallal R, Ruiz M, Salas-Salvadó J, Corella D, Shivappa N et al.  Dietary Inflammatory index and incidence of cardiovascular disease in the PREDIMED Study. Nutrients 2015,7,4124-4138.