viernes, 11 de marzo de 2016

Reflujo gastroesofágico y Esófago de Barret

¡Hola! Hoy intento serte de ayuda al escribir sobre el reflujo gastroesofágico inferior y sus complicaciones más frecuentes, entre las que se encuentra el Esófago de Barret. El propósito de este post es adquirir conciencia de que se puede tener este problema y la importancia de acudir al médico.

Comenzamos: el reflujo gastroesofágico inferior es uno de los motivos de consulta más frecuentes en medicina. Primero voy a describirte brevemente en que consiste.

Si tienes sensación de ardor, regurgitación de la comida, o material del estómago hacia la boca, nariz, tos, mal aliento; puede tratarse de un reflujo gastroesofágico. A veces se presenta una situación particular y muy importante: dolor en el pecho. Este dolor precordial o torácico debe ser diferenciado de una angina, infarto o problema del corazón. 

Ahora el por qué: el reflujo gastroesofágico inferior se debe a una disminución en la capacidad de contracción de un anillo muscular  (esfínter) que se encuentra ubicado entre el esófago y el estómago. 

Dibujo: Observa la ubicación del esfínter y su relación con el tórax. 
La función del este Esfínter Esofágico Inferior es precisamente evitar que el contenido del estómago se devuelva al esófago y a la boca, garganta, pulmones, nariz, oídos. Cuando no funciona adecuadamente, su función no se cumple y ocurre el reflujo.

El problema está muy relacionado con el estrés y la ansiedad. También se debe a otras patologías orgánicas que tienen impacto en la función del esfínter esofágico inferior y que tu médico debe descartar.

El reflujo puede ocurrir de vez en cuando. Pero siempre debes consultar a tu médico de atención primaria para lo estudie y, si es necesario, lo refiera al especialista. Nunca te automediques, porque puedes enmascarar una complicación más que importante: El esófago de Barret.

En el esófago de Barret se evidencia la aparición de células anormales en el esfínter esofágico inferior. Estas células pueden modificarse y derivar en un cáncer, porque son células premalignas.

Cuando consultas a tu médico, no solo estas descartando otras complicaciones causadas por el reflujo, como neumonía, otitis, sinusitis, dolor precordial (angina). También es muy importante descartar si existe o no un Esófago de Barret. Mientras mayor cantidad de tiempo se padece de reflujo (se cronifica), mayor es la probabilidad de tener un Esófago de Barret.

Como conclusión: lo que yo quiero que te lleves hoy de este post es entender la importancia de acudir a un médico ante la presencia de síntomas tan frecuentes como los que te he descrito. No te asustes. No te automediques con lo que le han dado a otra persona. Solo resuelve: toma conciencia que tienes un problema que por ser frecuente no quiere decir que no requiere atención médica. Evitarás y descartarás complicaciones y tendrás una vida más sana y tranquila.

¡A tu salud y hasta entonces!

No hay comentarios:

Publicar un comentario