jueves, 27 de agosto de 2015

Resistencia a la insulina

En la resistencia a la insulina la hormona no ejerce sus acciones fisiológicas debido a la imposibilidad de traducir la señal necesaria para ella a través de su receptor.

Existen tejidos tales como el músculo, tejido adiposo e hígado que son insulinodependientes, lo que quiere decir que necesitan de la insulina para que la glucosa entre en el interior de sus células.

Si hay una resistencia a la insulina, la glucosa no pasa del torrente sanguíneo al interior de las células de estos tejidos. Como consecuencia, se represa la glucosa en la sangre. Como respuesta, el páncreas secreta más insulina en un intento de abastecer estas células de glucosa, pero la glucosa no pasa, aumentando los niveles de insulina es sangre, es decir, se establece una hiperinsulinemia.

En esta situación tenemos además que en el hígado aumenta la neoglucogénesis para producir la glucosa en déficit, y no hay supresión de la glucogenólisis (porque la isdea es escindir el glucógeno para producir glucosa que esté disponible).

Microbioma: panorámica general (vídeo)



Este interesante video nos muestra de manera sencilla una panorámica del microbioma.
Tarda un poquito en cargar, pero vale la pena...no se lo pierdan! Se aprende mucho con él.

Está ubicado en este lugar: https://www.youtube.com/watch?v=i-icXZ2tMRM

sábado, 22 de agosto de 2015

La sandía y la diabetes no se llevan bien

Todavía estamos en verano, y la sandía es una fruta de estación (económica), riquísima y refrescante (ideal para hidratar por su elevado contenido en agua y minerales).


Hidratante, refrescante, económica, deliciosa

Aporta solamente 15 calorías por 100 gramos de fruta, por lo que podemos pensar que es excelente para adelgazar. Sin embargo, no es buena opción en los casos de diabetes.

Aquí le explico por qué.

La sandía tiene un índice glicémico alto (75). En la práctica ésto quiere decir que este alimento tiene como característica el producir una rápida liberación de insulina por el páncreas tras la digestión (en el caso de la diabetes mellitus tipo 2, donde hay insulina pero la misma es ineficaz en su función).

Como consecuencia, los altos niveles de insulina originan que la glucosa pase rápidamente de la sangre al interior de las células. Por lo que bajan los niveles de glucosa en sangre y puede producirse una baja de azúcar de rebote (hipoglicemia).

Entonces, la persona no solo se siente desfallecida como producto de la hipoglicemia, sino que los cambios bruscos de glicemia son muy dañinos para los órganos del cuerpo. Uno de los más afectados son los ojos.

Este índice glicémico de 75 es variable. Al combinar la sandía con otros alimentos el índice glicémico baja. 

Si usted es diabético, trate de combinar la fruta con otros alimentos. Este es un método para bajar el índice glicémico de un alimento, así que de esta manera podrá comer su sandía, de manera moderada. 

Buen provecho.   


lunes, 17 de agosto de 2015

Financial conflicts of interest

Leanse ésto:

"Financial conflicts of interest and reporting bias regarding the association between sugar-sweetened beverages and weight gain"

http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1001578


y ésto tambien..."When research should come with a warning label"

https://hbr.org/2014/03/when-research-should-come-with-a-warning-label/

Da lugar a diferentes interpretaciones.

Hasta pronto.

Un ejemplo de la epigenética aplicado a la nutrición

Miliku y colaboradores en el 2015 publicaron, en el American Journal of Clinical Nutrition un estudio en relación a la epigenética, en este caso, como la exposición nutricional in utero puede conllevar a consecuencias sobre la salud renal postnatal.

Como antecedente los autores se observaron estudios animales que mostraban que una baja ingesta de proteínas en el embarazo daba lugar a un menor número de nefronas en los riñones de los niñosy un mayor riesgo de enfermedad renal e hipertensión en la descendencia.

En base a esto, quisieron saber qué pasaba en humanos. Estudiaron 3650 mujeres embarazadas y sus hijos, y evaluaron la ingesta proteica en el primer trimestre del embarazo usando el cuestionario de frecuencia de consumo. Luego estudiaron a los niños a la edad de 6 años. En ellos midieron el volumen renal y estimaron la tasa de filtración glomerular por la concentración de creatinina y cistatina en suero.

En paralelo a reportes previos en ratas y ovejas, los investigadores al final de estudio sugirieron que la ingesta de proteínas en el embarazo estaba asociada positivamente con la tasa de filtración glomerular (medida en base a creatinina) en los hijos a la edad de seis años. Por el contrario, la ingesta proteica en el embarazo no estuvo asociada con microalbuminuria en la infancia, el volumen renal o la cistatina en los niños.

Bibliografía:

Miliku K, Voortman T, van den Hooven EH, Hofman A, Franco OH, Jaddoe VWV.  First trimester maternal, protein intake and chilhood kidney outcomes: the Generation R Study. Am J Clin Nutr 2015;102:123-9.

Bie P, Astrup A.  Dietary protein and kidney function: when higher glomerular filtration rate is desirable. Am J Clin Nutr 2015;102:3-4.
  

sábado, 15 de agosto de 2015

La salsa de tomate más rápida del mundo (Qué me perdonen los chefs!!!)

En mis tiempos de estudiante de medicina y nutrición me las tuve que apañar a la hora de cocinar, de manera de hacerlo lo más rápido y mejor posible dado lo limitado del tiempo.

Como resultado del colmo de la practicidad, surgió esta receta de salsa de tomate que deriva de la clásica italiana, a la que yo le quitaba la piel y semillas a los tomates.

Un día estaba al borde, así que resolví el asunto cuando corte los tomates en octavos, les quité la colita, y los coloqué en la olla con semillas y piel (que los chefs me perdonen!!!). Se corta cebolla pero no se pocha, se coloca directo también. Se agrega un chorrito de aceite de oliva, una hoja de laurel, orégano y albahaca al gusto. La sal se agrega a mitad de cocción, no vaya a ser que al reducirse la salsa quede salada (siempre hay tiempo de agregar).

Salsa de tomate rápida a mitad de cocción. Espese un poco más.

Cuando aprendí más sobre las artes nutricionales me di cuenta que había creado una salsa de tomate que va con todo; que es sanísima por su contenido en fibra, licopeno y antioxidantes, además de económica, rápida y fácil de hacer.  

Muy adecuada para ahorrar, ya que se aprovecha prácticamente la totalidad del tomate (¿quién quiere botar su dinero?).

Espero les sea práctico. Hasta entonces !


domingo, 9 de agosto de 2015

Proteína, TFG y volumen renal

Estábamos conversando acerca del supuesto que la alta ingesta de proteínas disminuye la tasa de filtración glomerular. A continuación les cuento brevemente dos experiencias…son pocas, lo sé, algunos me dirán que son anecdóticas, pero es algo diferente a lo que se ha venido hablando.

Partes de un riñón humano
Imagen: genomasur.com

En una intervención dietética aleatoria de seis meses de duración, Skov y colaboradores en el año 1999  encontraron en sujetos con sobrepeso lo siguiente:

-la reducción de proteínas de 91 a 70 g/d disminuyó el volumen del riñón en 6.2 cc y la tasa de filtración glomerular (TFG) en 7.1 mL/min.

-por el contrario, un incremento de la ingesta proteica de 91 a 108 g/d aumentó el volumen renal en 9.1 cc y la TFG en 5.2 mL/min. No hubo cambio en la microalbuminuria.

En otra intervención Jerudason y col. no encontraron efecto adverso a partir del incremento en la ingesta proteica en pacientes diabéticos tipo 2 con enfermedad renal precoz en el año 2013. Aquí existe una variable a tomar en cuenta: los sujetos estaban siendo sometidos a una dieta hipocalórica baja en grasas  (2).

La primera experiencia es de 1999, antigua me dirán. También duró solo 6 meses. Es verdad, pero apunta a lo contrario de lo afirmado siempre; y lo cierto es que no se ha podido demostrar que un aumento en la ingesta proteica disminuya la tasa de filtración glomerular.

A mi entender, la interrogante sigue abierta. Este es un estudio aislado. Falta ver más.

Hasta pronto!

Bibliografía:

(1) Bie P, Astrup A.  Dietary protein and kidney function: when higher glomerular filtration rate is desirable. Am J Clin Nutr 2015;102:3-4.
  
(2) Skov AR, Toubro S, Bülow J, Krabbe K, Parving HH, Astrup A. Changes in renal function during weight loss induced by high vs low protein low fat diets in overweight subjects. Int J Obes Relat Metab Disord 1999;23:1170-7.


sábado, 8 de agosto de 2015

Requerimientos proteicos en la vejez

La evidencia actual señala que, para evitar la pérdida de masa muscular en la vejez es importante consumir suficiente proteína, calcio, y vitamina D; en combinación con entrenamiento físico para aumentar y mantener una masa ósea y muscular óptima. La sarcopenia puede entonces diferirse de esta manera. Las investigaciones están enfocadas en la cantidad de nutrientes necesarios.

Adulta mayor (mayor de 65 años) cuidando sus huesos y músculos

El estudio PROT-AGE recomienda una ingesta de proteínas en el individuo mayor de 65 años en el rango de 1.0 a 1.2 gr proteínas/Kg de peso corporal/día. Solo aquellos adultos mayores con insuficiencia renal; con tasas de filtración glomerular menor a 30, pero que no están sometidos a diálisis, son una excepción a esta regla; ya que estas personas requieren, por el contrario, una limitación en la ingesta proteica.

Está claro que los requerimientos proteicos para diferir la sarcopenia y tener huesos fuertes aumenta con la edad. Sin embargo, también nos encontramos con el hecho de que a mayor edad disminuye la tasa de filtración glomerular y existe el riesgo de microalbuminuria. Respecto a esto se ha planteado que el supuesto de que una elevada ingesta proteica en edades avanzadas pueda dañar el riñón puede estar errado; ya que después de mucho tiempo estudiando el tema no ha sido posible demostrar este punto.
Dibujo del riñón y su unidad anatomo-funcional: la nefrona
Imagen: recursostic.educacion.es
En la próxima entrada hablaremos de reversibilidad de la relación del tamaño del riñón, la tasa de filtración glomerular y la ingesta proteica.

Tiempo al tiempo, como en todas las ramas de la salud.

Fuente:


Bie P, Astrup A.  Dietary protein and kidney function: when higher glomerular filtration rate is desirable. Am J Clin Nutr 2015;102:3-4.