sábado, 15 de agosto de 2015

La salsa de tomate más rápida del mundo (Qué me perdonen los chefs!!!)

En mis tiempos de estudiante de medicina y nutrición me las tuve que apañar a la hora de cocinar, de manera de hacerlo lo más rápido y mejor posible dado lo limitado del tiempo.

Como resultado del colmo de la practicidad, surgió esta receta de salsa de tomate que deriva de la clásica italiana, a la que yo le quitaba la piel y semillas a los tomates.

Un día estaba al borde, así que resolví el asunto cuando corte los tomates en octavos, les quité la colita, y los coloqué en la olla con semillas y piel (que los chefs me perdonen!!!). Se corta cebolla pero no se pocha, se coloca directo también. Se agrega un chorrito de aceite de oliva, una hoja de laurel, orégano y albahaca al gusto. La sal se agrega a mitad de cocción, no vaya a ser que al reducirse la salsa quede salada (siempre hay tiempo de agregar).

Salsa de tomate rápida a mitad de cocción. Espese un poco más.

Cuando aprendí más sobre las artes nutricionales me di cuenta que había creado una salsa de tomate que va con todo; que es sanísima por su contenido en fibra, licopeno y antioxidantes, además de económica, rápida y fácil de hacer.  

Muy adecuada para ahorrar, ya que se aprovecha prácticamente la totalidad del tomate (¿quién quiere botar su dinero?).

Espero les sea práctico. Hasta entonces !


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada