jueves, 30 de abril de 2015

El ejercicio cuando existen problemas físicos

Incluso personas obesas, que comunmente tiene dolor de rodillas, o personas discapacitadas o en silla de ruedas pueden encontrar el modo de hacer ejercicio.


Las investigaciones demuestran que la actividad física regular es, tanto segura, como beneficiosa para personas con artritis, osteoporosis y otras enfermedades crónicas de huesos y articulaciones. En realidad, la falta de actividad física puede empeorar la enfermedad- o al menos hacer más difícil vicir con ella-.

Otro estudio demostró que incluso residentes de un asilo de ancianos, débiles, en sillas de ruedas, de 80 y 90 años de edad, mejoraron su fuerza y capacidad funcional total luego que decidieron participar en un programa de lavantamiento de pesas.

Aquí viene lo más importante y es lo que le debe quedar de este post: si el ejercicio parece difícil, es necesario ser creativo. Por ejemplo, si padece una obesidad que causa dolor a sus articulaciones o si tiene artitis, puede considerar ejercicios acuáticos. Cuando se está muy ocupado, puede encontar el modo de hacer ejercicio en las tareas domésticas comunes y las actividades de la vida diaria, como pasear el perro, lavar el coche o barrer el patio. Si tiene una lesión en una parte del cuerpo, puede ejercitar otra u otras.

Fuente: Clínica Mayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario