viernes, 27 de junio de 2014

Hábitos nutricionales y de vida de los universitarios. Tres experiencias educativas para mejorarlos.


La dieta y el estilo de vida de los estudiantes universitarios tienen unas características que convierten a este grupo poblacional en un ente a riesgo nutricional. Diferentes autores han señalado que el estudiante universitario tiene tendencia a aumentar de peso durante su estadía en el recinto universitario, especialmente durante el primer  año de la carrera. A lo anteriormente expuesto se añade el peligro que los hábitos del estudiante se perpetúan en la edad adulta. Las características establecidas por diferentes estudios serán expuestas a continuación al detallar la dieta y estilo de vida de los estudiantes universitarios (Suárez, 2009).
Entre las características de la ingesta dietética se ha encontrado:
-Dieta poco variada
-Bajo consumo de lácteos
-Bajo consumo de frutas y vegetales
-Alto consumo de grasas y azúcar
-Bajo consumo de vitaminas A, C, E, folato, hierro y calcio
-Alto consumo de comidas rápidas
-Ayuno, especialmente el desayuno
-Conductas no saludables para perder peso, como el vómito autoinducido o el uso de laxantes
En relación al estilo de vida se ha descrito lo siguiente:
-Sedentarismo
-Elevado nivel de stress
-Hábito tabáquico
-Hábito alcohólico (Suárez, 2009).
Considerando que los estudiantes universitarios constituyen un grupo vulnerable desde el punto de vista nutricional, se han realizado diferentes tipos de intervenciones educativas dirigidas exclusivamente a los mismos. Es de destacar el hecho que el número de intervenciones es relativamente escaso al tener en cuenta la importancia de este grupo poblacional.  En los párrafos siguientes se describen brevemente tres intervenciones realizadas en universitarios, las dos primeras utilizaron como intervención un curso de nutrición; la última utilizó la herramienta Internet. 
Ha (2009) reporta los resultados de una intervención usando un curso general de nutrición en una muestra de 80 estudiantes universitarios con el propósito de promover el consumo de frutas y vegetales.  El resultado fue exitoso en el sentido que hubo un aumento del consumo estadísticamente significativo en el grupo que recibió el curso (P<0.005) (Ha, 2009).
Otro estudio que utilizó un curso de nutrición fue el de Matkienvo en el año 2001. El objetivo fue controlar el peso corporal en una muestra de 40 estudiantes femeninas en su primer año de estudios en la universidad. El grupo intervenido logró mantener su peso corporal al término de un año, en contraste con el grupo control en el cual se observó una ganancia de peso de 6.8 a 9.2 kg (Matkienvo, 2001).
Rochester (2008) aplicó un curso de nutrición a través de Internet a un grupo de 120 estudiantes de tercer año de farmacia. Su intención fue evaluar las percepciones y el grado de satisfacción de los estudiantes en relación al curso.  Los estudiantes tuvieron una reacción positiva frente al curso, especialmente en relación a la flexibilidad del mismo. Sin embargo, recomendaron un esquema mixto basado en la combinación de la herramienta Web con sesiones impartidas en un salón de clases más que un sistema basado exclusivamente en la Web (Rochester, 2008).
Bibliografía: 
Ha EJ, Caine-Bish N. Effect of nutrition intervention using a general nutrition course for promoting fruit and vegetable consumption among college students. J Nutr Educ Behav 2009;41:103-109.
 
Matkienvo O, Lewis DS, Schafer E. A college nutrition science course as an intervention to prevent weight gain in female college freshmen. J Nutr Educ 2001;33:95-101. 
Rochester CD, Pradel F. Students perceptions and satisfaction with a web-based human nutrition course. Am J Pharm Educ 2008;15:91.
Suarez M. Estilo de vida de los estudiantes universitarios. Universidad Simón Bolívar. Curso Magister en Nutrición, 2009.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada