jueves, 8 de agosto de 2013

Carnes magras


La carne de cerdo es conocida por su elevado aporte de grasas, sin embargo el lomo es rico en grasas insaturadas, buenas para el sistema cardiovascular.

La carne de ternera tiene un elevado contenido de grasa, por lo que no se considera magra, a pesar de su rico sabor.

El pollo es bueno en general, especialmente la pechuga; así como el conejo y el pavo.

Cada país tiene diferentes nombres para sus cortes de carne vacuna, y España no es la excepción.



Sin embargo, conviene conocer cada corte, pues la grasa también se encuentra en el músculo, o parte roja de la carne.

Recuerde retirar la grasa visible, que es básicamente grasa saturada, no recomendable para la salud.

Hasta la próxima!

Factores de riesgo de hipotiroidismo


Toda persona que tenga una o más de las siguientes características, debe consultar a su médico para que éste decida si es necesario realizar una prueba de función tiroidea que descarte hipotiroidismo; especialmente si tiene síntomas. Éstos se explican en el post de este blog llamado: ¿Tengo hipotiroidismo?.  Los factores de riesgo son los siguientes:

Mujer de 50 años o más.

Hombre de 60 años o más.

Mujer después de la menopausia.

Antecedentes familiares de enfermedad tiroidea.

Presencia de otra enfermedad autoinmune: Diabetes mellitus tipo I, artritis reumatoide, lupus, vasculitis, etc.

Cirugía tiroidea.

Terapia con radiación, previa o actual (particularmente con iodo radiactivo).

Consumo de amiodarona, carbimazole, metamizole, propiltiouracilo, interferón, talidomida, sunitinib, rifampicina y medicamentos que contengan iodo o litio.

Vivir en una zona bociógena (alejada del mar). 

Fuente: Medrano ME, De Santillana SP, Torres LP, Gómez RA, Sosa A y col. Guía de práctica clínica. Diagnóstico y tratamiento del hipotiroidismo primario en adultos. Rev Med Inst Med Seguro Soc 2012; 50(1):71-80.

sábado, 3 de agosto de 2013

Viene el verano. Problemas de las dietas de menos de 1200 calorias.

Muchas personas se desesperan al hacer régimen y no ver resultados, especialmente cuando se acerca el verano. Seguidamente se lanzan a realizar dietas de menos de 1200 calorías. La dieta de la col, de la naranja, de frutas, etc, etc, y todos los etc que se te ocurran.

Las dietas de bajas calorías (menos de 1200 calorías)  son peligrosas para la salud. Rara vez son prescritas por un profesional y aún es esos casos necesitan suplementación con vitaminas y minerales. Aunque existen indicaciones médicas que en apariencia las justifiquen, a veces actúan tan rápido que básicamente no cambian los hábitos alimentarios, que es lo que se busca, que la persona aprenda a comer de manera correcta y adquiera un estilo de vida saludable.

En estas dietas ocurre un cambio del metabolismo a la cetosis, en la cual el sistema nervioso toma su energía principalmente de los cuerpos cetónicos, derivados de las grasa.

Estas dietas son sumamente restrictivas, son inviables, y tras un período de tormento la persona abandona y despues vuelve a engordar, generalmente más kilos de los que tenía antes de iniciar la dieta, porque su metabolismo se ha enlentecido dramáticamente.

Poco se habla de otra complicación. Se trata de los trastornos alimentarios; la anorexia nerviosa, la bulimia, el síndrome por atracón y los trastornos alimentarios no especificados. Cuando se le pregunta a la persona que los padece, generalmente nos cuenta que ha tenido el hábito de hacer y dejar dietas, muchas veces de este tipo. Es decir, la dieta es un antecedente o gatillo, un desencadenante.

Cuando quiera empezar la operación bikini, tómese su tiempo, por su propio bien. Una dieta saludable debe llevar como máximo a la pérdida de 4 kilogramos al mes, es decir, 1 kg a la semana. Esto es lo que avalan las sociedades y las publicaciones científicas serias. Lo demás, es solo un mito y una irresponsabilidad.

Así que trate de cuidarse todo el año. Si necesita perder peso, tome medidas con suficiente antelación.

Cuide su vida.