lunes, 29 de abril de 2013

Mas sobre grasas trans: por qué son malas


En una entrada previa escribí que las grasas trans eran dañinas por generar cáncer y enfermedad cardiovascular.

Leyendo el American Journal of Clinical Nutrition me encontré con un artículo interesante. Menciona como antecedente que una ingesta elevada de ácidos grasos trans disminuye el colesterol bueno y aumenta el colesterol malo; promueve la diabetes mellitus, el cáncer y la mortalidad a partir de enfermedad cardiovascular.

Los autores buscaron la relación entre las grasas trans y la mortalidad por todas las causas. En la metodología se utilizaron datos extraídos del estudio de seguimiento llamado REGARDS (Reasons for Geographic and Racial Differences in Stroke), realizado durante siete años.

Se encontró que el riesgo de muerte atribuible al consumo de grasas trans fue 7%;  por lo que concluyó que las grasas trans están asociadas con mortalidad por todas las causas.

Estoy de acuerdo con muchos autores que transmiten la idea que las grasas trans no son buenas para la salud. Sin embargo, soy de la opinión que para aseverar que las crasas trans causan muerte por todas las causas necesita estudios más amplios.

Mientras tanto, sigamos la regla de no consumir más de 1% de las calorías provenientes de estos ácidos grasos al día lo cual es, en verdad, bastante poco. Los productos que las contienen, tales como la manteca, margarina, queso crema, bollería, se debe incluir entre los alimentos de consumo ocasional.

Vale la pena.

Fuente: Kiage JN, Merrill PD, Robinson, Cao Y, Malik TA, Kabagambe EK. Intake of trans fat and all-cause mortality in the Reasons for Geographical and Racial Differences in Stroke (REGARDS) cohort. American Journal of Clinical Nutrition 2013(97);5:1121-8.

sábado, 20 de abril de 2013

Dieta y Síndrome de Ovario Poliquístico




Moran y colaboradores realizaron un estudio para determinar si existe una dieta efectiva para  el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico. Los autores publicaron en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics  de abril del 2013 un análisis basado en la revisión de 4.154 artículos que incluían a mujeres con ovario poliquístico que no tomaban mediaciones anti-obesidad y estaban bajo algún régimen de adelgazamiento. Al terminar la revisión, eligieron seis artículos que incluían a 137 mujeres.

Al comparar las dietas, observaron diferencias sutiles entre las mismas. Por ejemplo, notaron una mayor pérdida de peso en dietas basadas en grasas buenas (monoinsaturadas); aumento  de la regularidad menstrual en las dietas con bajo índice glicémico (aquellas que tienen alimentos con los cuales el azúcar en la sangre no aumenta tan rápidamente); aumento de los andrógenos (hormonas masculinas) con dietas altas en carbohidratos; disminución de la resistencia a la insulina con dietas de bajo contenido en carbohidratos; y disminución de la depresión y aumento de la autoestima con dietas altas en proteínas.

En general, los autores concluyeron que lo esencial es la administración de una dieta baja en calorías para lograr la disminución de peso; independientemente de la composición de la misma, siempre y cuando sea saludable. 

Fuente: Moran LJ, Ko H, Misso M, Marsh K, Noakes M, Teede HJ et al. Dietary composition in the treatment of polycystic ovary síndrome: a systematic review to inform evidence-based guidelines. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 2013;113(4):520-45.

miércoles, 17 de abril de 2013

¿Qué es la Inseguridad alimentaria?




El Position Paper de la Asociación Dietética Americana define la inseguridad alimentaria como el acceso limitado o intermitente a alimentos seguros, nutricionalmente adecuados y aceptables en maneras socialmente aceptadas.

En España está comenzando a discutirse la existencia de sectores con inseguridad alimentaria, debido a carencias económicas derivadas de la crisis actual. Ello es un problema porque la inseguridad alimentaria tiene consecuencias indeseables: desmejoría física, sufrimiento sicológico y disturbios sociofamiliares; por lo que se considera un problema de salud pública.

Fuente: Holben D. Position of the American Dietetic Association: Food Insecurity in the United States. Journal of the American Dietetic Association 2010;110(9):1368-77

domingo, 14 de abril de 2013

Hipertensión y obesidad

La hipertensión es una de las enfermedades que acompaña con mayor frecuencia  a la obesidad.

Muchos estudios reportan, y la práctica clínica lo comprueba, que la pérdida de 10% del peso inicial disminuye los niveles de tensión arterial; al punto que en muchas personas este problema desaparece con tan solo bajar de peso.

No olvide consultar a su médico para evaluar su salud general y valorar la toma de medicamentos adecuados adicionales.

martes, 9 de abril de 2013

¿Qué es la obesidad pera y manzana?


Entre los 40 y 50 años la tendencia fisiológica de las personas es a la ganancia de peso. En las mujeres, ocurre una ganancia adicional después de la menopausia, debido a los cambios hormonales que ocurren en esta etapa,  en la cual disminuyen la hormona estrógeno  y aumenta la testosterona.

En ambos sexos, las extremidades se adelgazan y el abdomen (la barriga) comienza a engordar.

En las mujeres que tenían obesidad ¨tipo pera¨, es decir, grasa almacenada en caderas y muslos, la grasa va pasando al abdomen, cintura y espalda. Adoptan entonces la distribución de grasa ¨tipo manzana¨, (abdomen, cintura y espalda); más típica de los hombres.

Todos estos cambios se pueden atenuar o evitar con actividad física regular.

sábado, 6 de abril de 2013

¿Por qué comer frutos secos?




Los frutos secos (nueces, avellanas, cacahuete, pipas, almendras) son altos en grasas. Esto no debe asustarnos, porque la grasa que contienen es de tipo monoinsaturada, es decir, son grasas buenas. Estas grasas buenas contribuyen a combatir la enfermedad cardiovascular (enfermedades de las arterias y el corazón).  Por otro lado, junto con las legumbres, los frutos secos son los alimentos con mayor contenido en fibra.

Las pasas, ciruelas pasas, etc.,  muchas veces se incluyen en el grupo de los frutos secos. Sin embargo en realidad son frutas deshidratadas, por lo que deben incluirse en el grupo de las frutas. Debido a su alta densidad calórica, deben comerse en pequeña cantidad.

miércoles, 3 de abril de 2013

Dieta mediterranea y enfermedad cardiovascular

Estruch y colaboradores publicaron en el año 2013 el impacto de la dieta mediterránea en la prevención de enfermedad cardiovascular en España. Los autores del experimento dividieron a los 7.447 participantes (entre 55 y 80 años) en tres grupos:

-dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra,
-dieta mediterránea suplementada con una mezcla de frutos secos,
-un grupo control, sin dieta mediterránea aunque con consumo moderado de grasas.

Al término de 4.8 años de estudio los autores concluyeron que los pacientes con dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos tenían un número de eventos cardiovasculares adversos significativamente menor que aquellos que solo moderaron la ingesta de grasa (1).

Debemos enorgullecernos del hecho de que España es el país donde se estudia la dieta mediterránea con mayor interés.

Fuente:
Estruch R, Ros E, Salas-Salvadó J, Covas MI, Corella D, Martínez MA y col. Primary prevention of cardiovascular disease with a mediterranean diet. N Engl J Med 2013.