sábado, 2 de febrero de 2013

Ejercicio y sobrepeso-obesidad

El ejercicio es una parte extremadamente importante en todo tratamiento de pérdida de peso. El ejercicio favorece el aumento de la masa muscular. El crecimiento de la musculatura  evita la disminución del metabolismo y  por tanto la persona no tendrá que comer cantidades excesivamente pequeñas de alimento para mantener un peso adecuado.

 El ejercicio aeróbico (caminar, trotar, aerobics, nadar, bailar, ciclismo) promueve el consumo de grasa corporal, mejora la salud del sistema cardiovascular, aumenta la sensibilidad a la insulina y proporciona bienestar emocional, convirtiéndose en un antidepresivo natural al liberar endorfinas.

 Está demostrado que para obtener beneficio cardiovascular, se debe realizar 30 minutos de alguna actividad aeróbica al menos 5 días a la semana. Si entre semana no le es posible, practique ejercicio los fines de semana. El ejercicio que usted escoja debe ser placentero, disponible y fácil de hacer.

 Lo óptimo es combinar ejercicio aeróbico con anaeróbico (levantamiento de pesas o algún tipo de resistencia). Este último también aumenta el metabolismo y la masa muscular; además fortalece los huesos, de especial importancia para la prevención y tratamiento de la osteoporosis, tanto en hombre como en mujeres.

 El ejercicio aumenta la masa muscular, y como el musculo es más denso que la grasa que se pierde, puede ocurrir que en un principio no cambie el peso corporal. No se preocupe, con el ejercicio continuo, la limitada capacidad del musculo para crecer, combinado con la disminución de la grasa, resulta en una sana disminución del peso corporal, acompañado de un aumento del metabolismo.

 Los reportes indican que en las personas obesas la actividad física  no aumenta el apetito. Muchas veces, al realizar ejercicio el apetito disminuye porque se reducen los niveles de ansiedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada