martes, 15 de enero de 2013

Cuidado nutricional en la esofagitis y/o reflujo gastroesofágico

Estas afecciones tienen causas agudas, como las infecciones virales, la ingesta de agentes irritantes o la intubación. Como causas crónicas se encuentran la hernia hiatal, la disminución de la fuerza con que se cierra el esfínter esofágico inferior, el aumento de la presión dentro del abdomen sobre el estómago, el retraso de la velocidad con la cual los alimentos pasan del estómago al intestino y el vómito frecuente.

Como consecuencia ocurre el reflujo del contenido ácido del estómago o intestino. Es decir la comida se devuelve hacia el esófago, e incluso hacia la boca, los senos paranasales y los pulmones.

Para tratar esta situación es necesario un tratamiento nutricional que incluye no solo cambios en la alimentación, sino también modificaciones en la conducta.

Los objetivos del tratamiento nutricional son:
1. Prevenir el dolor y la irritación en la fase aguda: evitar las comidas ácidas y las especies.
2. Prevenir el reflujo gastroesofágico: disminuir la grasa dietaria y el alcohol.
3. Disminuir la acidez y capacidad erosiva del contenido del estómago al evitar el café y las bebidas alcohólicas fermentadas.


En relación a la alimentación se recomienda:
Si se encuentra en la fase de irritación aguda, debe llevar una dieta líquida y no consumir alimentos duros tales como papas fritas o galletas crujientes.
Comer en pequeñas porciones.
Evitar:
-alimentos muy calientes o muy fríos.
-alimentos muy grasosos tales como las frituras, carnes grasas, salsas cremosas, margarina, mantequilla, nata, aceite, aliños de ensalada.
-alimentos ácidos, como los cítricos: naranja, limón, pomelo o  toronja. Evitar también el tomate y sus derivados.
-especias o hierbas, especialmente el polvo de chile y la pimienta
Limitar el consumo de alcohol (especialmente vino o cerveza), café, té, soda y refrescos.

En relación a la modificación de la conducta se recomienda:
Elevar la cabecera de la cama 15 cm.
Durante las 2 horas siguientes a las comidas:
-No acostarse ni recostarse
-No efectuar actividades vigorosas
Evitar la ropa ajustada, especialmente después de comer.
Disminuir o mejor aún, eliminar el consumo de tabaco o cigarrillo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario